Pasión

(Del lat. Flos passio)

f. 1. Planta salvaje de la familia de las Pinguicula que gusta de crecer cerca de ríos y arroyos y, a menudo, en turberas y junto al cráter de algunos volcanes. Se caracteriza por sus grandes flores, por su agradable y fuerte olor, como de naranja a punto de picarse, así como por producir un diminuto corte en la carne de quien entra en contacto, incluso ligeramente, con sus carnosos pétalos. Teofrasto, en De historia Plantarum, se refiere a una planta que bien pudiera ser la que aquí tratamos, y de la que dice ser fiera y hasta peligrosa para quien la tocara, resultando extrañamente frágil al tiempo, pues sus afiladas hojas no duran ni un suspiro. Tomada en infusión, limpia y deshace pequeños tumores, ya que una de sus propiedades es intensificar la velocidad de la sangre. Se atribuye sin embargo su nombre, tal y como hoy lo conocemos, al afamado naturalista Philiphert Commerson (1727-1773) como postergado homenaje a su amada, Passio Lepaut. Uno de los periódicos francés más leídos de la época, el Nouvelles Extraordinaires de Divers Endroits, se hizo eco del dolor que sintió después de que Passio falleciera ahogada en el lago Attersee alcanzando un nenúfar, de tal forma que Commerson, cuando descubrió la planta y vio sus flores por primera vez, pensó en la desdichada Lepaut y la bautizó como “flos passio”, es decir “flor de pasión”.

adj. 2. De uso infrecuente, acompaña también al sustantivo *corazón. Sólo algunos mamíferos poseen un corazón pasión. Estos músculos son grandes y pomposos como corimbos. Su fisiología, similar a la flor de la planta del mismo nombre, permite bombear lejos mucha sangre, cuya torrentera desgasta presta venas y arterias, provocando la muerte por demasiado hálito. Los mejores caballos, de vida corta y punzante, son conocidos por poseerlo. (PViejo Historia Natural)

f. 3. Luz cristalina y olorosa que ven los moribundos cuando parpadean sabiendo que su fin está próximo.

planche-dherbier-de-lhortensia-par-commerson

Primer ejemplar descubierto por Commerson de la flor de pasión, y que guardó, tras estudiarla, en uno de sus herbarios.

PREGUNTAS A LA PASIÓN

  •  ¿Cuánto tienes de dolor y cuánto de disfrute?
  • ¿Acaso quiénes cabalgan sobre ti están perdidos?
  • ¿Cuánto  tienes de herida que se tolera?

ÁREAS DE LA ECOLOGÍA EMOCIONAL 

  • Energía emocional (gestión de las posibilidades)
Anuncios